Matriarcado

IMG_6876Mis lectoras me pidieron hablar del matriarcado… ¿Será porque vivimos en un tiempo donde el feminismo va arrasando con rapidez y cada vez es más común ver a las mujeres en posiciones donde en los siglos de la antigüedad era imposible? ¿Será porque el matriarcado se desarrolló a falta de decisiones congruentes de los hombres en la sociedad y probablemente en el hogar? En la actualidad existen todavía culturas matriarcas muy remotas y escondidas en el país oriental. Más hablemos de los matriarcados que reinan en las familias en estos tiempos.

El matriarcado es un sistema de mujeres donde ellas tienen el mando, el voto y la última palabra. ¿El matriarcado se desarrolla o creces con él? La respuesta son las dos. Puedes crecer con él o lo desarrollas por conducta aprendida. Una mujer matriarca no necesariamente tiene las características de una mujer rígida, fuerte, ruda, fría y calculadora. Esta puede tener las características más dulces y gentiles. Aquellas mujeres que utilizan el sistema matriarcado como manipulación para lograr sus objetivos, llenar su ego y cumplir sus berrinches, dónde lo único que las conduce son sus propios miedos e inseguridades. Usualmente, cuando ven que otra mujer se levanta con más fuerza, tornan su alrededor en un caos, porque su mando se ve violado o alterado. El mismo patrón se utiliza en el patriarcado, pero en otros niveles.

Una mujer que es  madre soltera se ve obligada a tomar las decisiones de su casa y de su familia. Esto no la hace una mujer matriarca, lo que la conduce a un matriarcado es la falta de humildad y de aceptación de otras opiniones diferentes a la de ella.

Una abuela dominante, una madre dominante y una nieta dominante. Es un ejemplo de un matriarcado generacional, donde lo más probable es qué sean mujeres solas, porque no existió un hombre suficientemente capaz de llenar sus expectativas y necesidades.

Ejemplos de matriarcado: una mujer diciéndole a su esposo lo que va a  escoger de comer del menú en un restaurante, dónde se va a sentar y que bebida va a tomar. Le dice que decisiones tiene que tomar en su negocio o empresa. A quién tiene que despedir y a quién tiene que contratar. A quién se le recortan las horas y a quién se les dan más.

Ella manda en el hogar en todos los sentidos. Ella decide los nombre de los hijos, que color pintar la casa, que decoración utilizar, a que colegio van a ir los hijos, y en la corrección también ella es la que dice la última palabra en cuestión de permisos.

El hombre llega a una zona de confort sabiendo que la mujer lleva las riendas de la casa, ¿Hasta dónde entra el parámetro de “anormal”? Hasta el punto donde las decisiones se toman sin comunicarse con la pareja y se toman las decisiones sin consultarlas.

Si nunca lo consultas con la pareja, luego no te quejes que “tú tomas todas las decisiones” puesto que así lo decidiste.

Un comentario muy casual es escuchar: “sí lo dejo que tome las decisiones, no se llega a nada”. Si este es el caso, es precisamente aquí  donde entra la intervención de Dios para que tu pareja tome las riendas de su casa y de su hogar como cabeza. Para que no te deje sola, y termines creando un matriarcado en tu hogar, donde si tienes hijos varones, se inclinen por mujeres que terminen solucionándoles la vida, porque crecieron incapaces de tomar una decisión, porque su madre o abuela siempre la tomaron por ellos.

En mis sesiones de Life Coaching & Counseling (Entrenamiento y Consejería) expreso que tan necesario es compartir las decisiones mutuas y es por convicción que se toman las decisiones.

No se obtiene buenos resultados cuando se obliga y se impone algo en contra de la voluntad propia de la persona; esto se refiere a la pareja, hijos y entorno. La convicción es abrir tu mente a otras opciones y oportunidades  para poder entonces descubrir cuál es la correcta, sin obligación y sin el compromiso. La convicción te lleva a buscar otras respuestas para que entonces por convencimiento propio sepas que esa es la correcta.

El matriarcado se destruye en el momento que hay convicción y das espacio a la humildad.

 

Cuando viene la soberbia, viene también la deshonra; mas con los humildes esta la sabiduría (Proverbios 11:2).

 

2 thoughts on “Matriarcado”

  1. Si es verdad todo esto del matriarcado, yo lo tengo porque las circuntancias de mi primer matrimonio, pero no tanto como lo dice este escrito los últimos parafos. Pero lo tengo😥. Y te digo una cosa llega el momento en que te agota el tener que tomar todas tus decisiones sin apoyo.

    Liked by 1 person

  2. Patricia, gracias por tu comentario y tu honestidad de compartir que hay cierto grado de matriarcado. El primer paso siempre es la aceptacion de algo que se puede enderesar. Un abrazo!

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s