Mentalidades tóxicas

IMG_8716

Mentalidades tóxicas son las distorsiones cognitivas y estás son simplemente formas en que nuestra mente nos convence de algo que no es realmente cierto y verdadero. Estos tipos de pensamientos y por consecuencia mentalidades inexactas se usan para reforzar los pensamientos y emociones negativas diciéndonos mentiras que suenan verdaderas, racionales y precisas; pero en realidad solo sirven para mantenernos sintiéndonos mal con nosotros mismos.

Comportamientos irracionales que terminan siendo mentalidades tóxicas tienen por objetivo alejar a las personas de ti y seguir enfermando tus emociones.

  1. Mentalidad Negativa: una mentalidad que se concentra en lo malo y negativo de las situaciones y de las personas. Usualmente, tienen una perspectiva negativa de todo y de todos. Esta mentalidad seguido habla con critica; en su boca hay murmuración y queja. Le es difícil ver el lado amable de las personas y de las circunstancias. Todo lo ve obscuro y negro, tiende hacer pesimista, renegón y gruñón.

 

  1. Mentalidad de Victima: esta mentalidad usualmente es la victima de las circunstancias. Se cree la más buena y la más bondadosa de todas. Esta mentalidad siempre cree que actúa con un “bien” en su propio entendimiento. Sin embargo, la gente siempre le paga mal. Esta persona siempre tiende a tener relaciones donde ella/él fue el que dió y proporcionó más en la relación. Se caracteriza por su manipulación hacia voltear y distorsionar la información, de tal manera que quede como la víctima y la persona frágil en las circunstancias, porque es incapaz de hacer algo malo ante los demás y la sociedad. Al final, la mayoria son mal agradecidos.

 

  1. Mentalidad de sobre sensibilidad: esta mentalidad de sobre sensibilidad detiene la madurez de la persona, ya que esta mentalidad de todo se ofende y toma las cosas muy apecho. Esta mentalidad, inclusive todo le puede molestar y todo le cae mal porque toma las cosas muy personales. El famoso dicho que dice: “No se te puede decir nada, porque ya vez moros con tranchetes”. En otras palabras, ve peligro donde no hay, inventa algo donde no existe, y sospecha de todo y de todos. La incertidumbre de la posibilidad que suceda algo, le conduce a desconfiar de todo y de todos. La mentalidad sobre sensible le cuesta confiar en la gente, porque le da  miedo de que pueda ser lastimado.

 

  1. Mentalidad de crueldad: Una persona que tiene poco sentido de compasión por el dolor ajeno. Estas personas solo piensan en sí mismas, en su dolor y en sus necesidades. No pueden percibir el dolor ajeno. Nada es más doloroso que su situación. Esta mentalidad también puede ser otro extremo. Por ejemplo, se refieren a estas personas como: “No tiene corazón”, “Tiene corazón de piedra”, “No le importa nada”. Son crueles con sus palabras y con sus acciones. Sin embargo, su insensibilidad les impide ver la vulnerabilidad de otros.

 

  1. Mentalidad de exageración: esta mentalidad sobre reacciona de todo y a todos. Usualmente reacciona con enojo y frustración. Exagera al hablar, maximiza las situaciones, las circunstancias y habla con exageración. Tiene una ilusión por engrandecer sus comentarios y popularmente se dice: “le hecha mucha crema a sus tacos”. Con frecuencia, engrandece los logros, pero también los problemas. Usualmente, cuando se trata de una persona, lo hace ver como si son muchas personas las que fueron involucradas. Ejemplo, a una de 20 les gusto el color verde, esta mentalidad tiende a generalizar, y se expresa como que a todas les gusto el color verde. Esta mentalidad le gusta complacer sus necesidades e intereses atreves del volumen y cantidades. “Todos dicen que…”, “A nadie le…” “Siempre pasa que…”

 

  1. Mentalidad de aceptación y crédito: esta mentalidad es de buscar encarecidamente la validación constante de aceptación y crédito que proviene de otras personas. Esta mentalidad es competitiva, y se ve alterada por las circunstancias. Procura siempre ser el mejor en todo lo que hace con el objetivo de ser visto y aplaudido. Si existe alguien que pueda mejorar y ser mayormente acreditado, el enojo y la envidia le conduce a quitar a esas personas de su camino con comportamientos manipulativos y arrogantes. Chantajea creando historias distorsionadas para que la aceptación y el crédito se ha notorio. Usualmente, se rodea de personas que les estén acreditando sus decisiones y puntos de vista. Si existe alguien que no piensa como él; entonces, esta mentalidad tiende a deshacerse de las personas en forma de castigos irrelevantes tomando decisiones sin sentido.

 

  1. Mentalidad de argumentación: esta mentalidad le gusta argumentar por todo y por nada. Nunca se les gana porque siempre tienen la razón. Para estas personas la aprobación de su punto de vista es más importante que su tiempo y su dinero; estas personas pueden discutir el mismo tema, asunto y problema por días, meses y años. Para ellos ganar su argumento significa triunfo. Su necedad y falta de flexibilidad les prohíbe tener relaciones balanceadas y sanas.

 

  1. Mentalidad conflictiva: usualmente esta mentalidad tiene una lupa amplificadora donde se engrandecen los asuntos personales. El conflicto es la sombra que les acompaña. Pareciera que, si no tienen un conflicto en el día, no están a conformes. Tienen que discutir para estar a gusto. Esta mentalidad tiene mucho en común con la mentalidad de argumentación, ya que la una te lleva a la otra. La diferencia, es que la conflictiva traspasa la argumentación y arrastra con quien este con él en ese momento. La discusión y la discordia le provoca un tipo de placer, es como si se tomara la píldora que tiene como efecto la sustancia que provoca la adrenalina para alterarse. La mente conflictiva, les gusta ser parte de otras situaciones y conflictos ajenos. Estas mentes usualmente andan defiendo a las otras personas “por buena causa” y buscando la “justicia”.

 

  1. Mentalidad posesiva: esta mentalidad es una mentalidad enferma, ya que se crea relaciones con un lazo de posesión y de propiedad. Esta mentalidad cree que nadie es mejor que él. Esta mentalidad cree que nadie puede estar en mejores condiciones si no es a su lado, o bajo su mandato, o bajo su protección. Se crea el pensamiento que las personas les pertenece desde el punto de conocerlos. Son aquellas mentalidades que solo lo bueno y lo mejor están con ellas(os), porque les cuesta trabajo entender que existe un mejor mundo que el que les rodea.

 

  1. Mentalidad sínica: esta mentalidad piensa que nada es suficientemente grave; todo lo toman a la ligera y nada de lo que hacen tiene consecuencias. La mentalidad sínica se crea sus propias mentiras y las habla como si fueran verdad. En una situación difícil, siempre buscaran culpables antes de reconocer los propios. Por consecuencia buscan excusas para justificarse de sus acciones y de sus malas decisiones.

 

  1. Mentalidad necia: esta mentalidad siempre tiene la razón, todo lo saben y no se le puede decir nada. Siempre tiene algo que decir y añadir. Si no lo sabe lo inventa, porque para esta mentalidad tener la razón es ganar. Nadie sabe más que esta mentalidad. Lo opuesto de ser sabio es ser necio. La Biblia describe a la mujer necia como aquella que derrumba su casa. La necedad tiene que ver con la soberbia y el orgullo. Es una mente cerrada al progreso y al avance.

 

Si te relacionaste con algunas de las mentalidades tóxicas, no te preocupes, el primer paso para poder romper el tipo de mentalidad toxica, es reconociendo que existe. Una vez identificada, será más fácil poder hacer los cambios y los justes necesarios para poder romper esas conductas tóxicas que solo tienen por fin, destruirte a ti mismo y destruir tus relaciones.

Al tener relaciones que solo poseen mentalidades toxicas o si tu tienes alguna de estas mentalidades toxicas, es importante que haya conciencia de que estas solo tienen como objetivo: restar, drenar, desgastar, quitar energías y absorber todo lo bueno de sí mismo y de otras personas.

Funciona como un hongo venenoso. El hongo venenoso se nutre de la vida del árbol, se nutre de la sustancia natural que corre en él. El hongo venenoso no puede subsistir en soledad porque se muere; entonces se filtra por la tierra hasta llegar al árbol y planta más cercana. Una vez alcanzando la raíz, se destila a tal grado que va absorbiendo todos los nutrientes y sustancias naturales que le pertenecen al árbol y lo va drenando hasta que lo seca y lo mata.

La mentalidad toxica funciona como el hongo venonoso, este se nutre de otras personas.  La mentalidad toxica no es feliz ni permite que otros sean felices.  La mentalidad toxica no permite que el crecimiento personal continúe porque son un estancamiento mental, físico y por lo tanto espiritual en ellos y en otras personas.

Una persona que no ha sanado sus heridas tiende a tener mentalidades toxicas e irracionales.

Una mentalidad tóxica resta y envenena tu vida.

¡Busca Ayuda!

Myriam R.

cropped-logo-esencia1.jpg

 

Referencias:

The Psychology of Executive Coaching: Theory and Application (2nd Edition).

Chow, J. C. (2018). Comorbid language and behavior problems: Development, frameworks, and intervention. School Psychology Quarterly, doi:10.1037/spq0000270

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s