La Mujer sabia edifica, la necia destruye

cropped-woman-teacher-with-bible.jpg

“La Mujer sabia edifica su hogar; pero la necia con su propias manos la destruye” Proverbios 14:1 

Salmos 127:1 “Si Dios no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican; si Dios no guardare la ciudad, en vano vela la guardia”.

La Meta para ser edificadoras

  1. Comenzamos con una relación con Dios.Necesitamos tener una relación con Dios, conocerlo como Señor y Salvador de nuestra vida, porque no podemos poner un fundamento que no conocemos y no tenemos.  Te invito a hacer esta oración conmigo. Padre Santo te invito a morar en mi vida, a que tú seas el centro de mi corazón, reconozco que he vivido mi vida a mi manera, pero en ahora en adelante quiero caminar contigo, te abro las puertas de mi corazón y te declaro mi Señor y Salvador.Prioridades en orden.

    Dar prioridad a lo que debe tener prioridad. Dios nos llama a edificar, a cuidar de nuestro hogar y atenderlo bien. Estar al tanto. Dios nos da un sensor, unas antenas de alerta para ver más allá de las necesidades de nuestro hogar. Y estas a veces se encuentran obstruidas porque se está más atento y enfocado en la vida de la vecina, del familiar, de la amiga, y de las necesidades ajenas, que de las que están dentro del núcleo del hogar.

    La familia trae consecuencias trascendentales y eternas. No importa cual exitosa sea nuestra carrera profesional, nuestro primer lugar de triunfo es nuestro hogar.

    Protege y cuida tu hogar.

    Si no protegemos entonces destruimos. Proverbios 21:19 NVI “Más vale habitar en el desierto que con mujer pendenciera y de mal genio”.

    Cuando tenemos un espíritu quejoso y buscapleitos, estamos dando pie a que nuestro hogar se tambalee. Es muy difícil vivir en compañía de alguien que constantemente pelea o se queja. Sabías que la raíz de la queja es la ingratitud. Más el que ofrece gratitud, le honra.

    Nuestro ejemplo vale más que mil palabras, o como lo describo también, el mejor sermón que podemos darle a nuestros hijos es nuestro ejemplo. A veces pedimos que no hagan cosas o no tengan comportamientos de cierta manera, pero somos las primeras en hacerlo. Dice Efesios 4:31 NVI “Abandonen toda amargura, ira y enojo, gritos y calumnias, y toda forma de malicia”. Dejemos de gritar, de alzar la voz, de enojarnos. Dejemos de armar un pleito por cualquier tontería. No vale la pena!

    Busquemos la paz en nuestro hogar, en nuestras relaciones, en nuestro entorno.

    Decorar la casa.

    Proverbios 24: 3-4 NVI “Con sabiduría se construye la casa; con inteligencia se echan los cimientos. Con buen juicio se llenan sus cuartos de bellos y extraordinarios tesoros.

    La casa se decora y se adorna bonita cuando ponemos el fundamento que es Dios. Dando prioridad a nuestro hogar, a la familia. Seamos cuidadosas de no destruirla con actitudes que deshonran a Dios y  a los que forman parte de nuestro hogar. En el hogar es donde las decisiones se meditan, y no se toman a la ligera. En el hogar es el lugar donde es su mayoría se toman las decisiones; y estas deben ser en base cual se beneficie todos los miembros de la familia y no una sola persona.

    Cualquiera puede construir una casa, pero solo la mujer sabia y virtuosa edifica un hogar.

     

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s