Mujer Administrada

FullSizeRender (15)“Tesoro precioso y aceite hay en la casa del sabio; mas el hombre insensato todo lo disipa”  Prov. 21:20

Somos mayordomas de Dios. Un mayordomo es el que administra los bienes de un propietario. El propietario de nuestros bienes es Dios, nosotras somos solo sus administradoras. Todo lo que tenemos es temporal, nada dura ni perdura para siempre.  Vivimos en un continuo cambio, y en continuo movimiento,  donde lo que hoy esta, mañana no es seguro. Por eso, la mayordomía es algo palpable y tangible, es cuidar y administrar lo que se te ha confiado. Tenemos que empezar aprender administrar sabiamente e inteligentemente nuestro dinero, nuestros bienes materiales,  y nuestro tiempo. Y para ello apliquemos estos principios básicos:

* Una mujer administrada, ahorra

El ahorrar debe ser un pilar en el hogar. Esto no significa que hay que atesorar el dinero, el ahorrar se refiere al guardar para una emergencia o para una meta en específico. El ahorro es un hábito, el cual se puede lograr de diferentes maneras; como por ejemplo, sacar algún porciento de tu ingreso y apartarlo. En otras palabras tener tu alcancía personal o como dirían en mi pueblo, tu clavito, ese no se toca y pretenderás que no existe. Si guardaras 1% de tu ingreso quincenal, estarías ahorrando 24% en un año.

Otra manera de ahorro, es buscar la gasolina donde este más barata, en un día que este más baja y haya menos demanda; aquí te ahorrarías hasta un 40% al año. A los productos de cocina, de maquillaje, y productos de casa, sacarles hasta lo último que haya en el contenedor, te darás cuenta que se desperdicia hasta un 10% al no utilizar lo último que queda.  Las especiales en el supermercado te ahorran hasta un 30%, el mismo producto y la misma marca te puede costar mucho menos cuando lo compras en especial. Créemelo, que tu bolsillo te lo va agradecer y tu marido también, si estas casada. Si te encanta ir de compras, busca la ropa y zapatos en rebaja, te darás cuenta que te ahorrarías hasta un 50% al año.  Y sin pena y vergüenza usa los cupones que las tiendas y empresas grandes lanzan al consumidor, si no los usas tú, alguien más estará usándolos por ti. Y muy importante, ten un presupuesto para tus gastos, es la mejor manera de administrar tu dinero.

El ahorrar no tiene que ver si tienes o no tienes dinero, este debe ser un principio de vida; ya que aprendemos a vivir en la escasez pero también en la abundancia con un corazón agradecido. Un principio que se traspasa y se enseña a los hijos. Esto me recuerda cuando Pablo decía “Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar saciado como a pasar hambre, a tener de sobra como a sufrir escasez” NVI. Porque a todo le podemos hacer frente durante las direferentes etapas de la vida, gracias a Cristo que nos fortalece.  El ser buena mayordoma de tu dinero  le agrada a Dios.

*Una mujer administrada, No se endeuda

Proverbios 22:7 “El rico se enseñorea de los pobres, y el que toma prestado es siervo del que presta”. La esclavitud económica trae consigo aflicción, desánimos, y también conflictos en la pareja. Pareciera que la deuda en vez de bajar y disminuir, sube y sube hasta el tope. Las tarjetas traen consigo atadero y domino sobre las finanzas cuando no se saben utilizar sabiamente. Sin embargo, cuando hay un buen uso de ellas, pueden ser de mucho beneficio. Un ejemplo, si la tarjeta es de 0% por un año a liquidar,  tendrás que dividir el monto entre 12 meses,  entonces este sería tu pago mensual. Que pasa cuando se cumple el tiempo del interés congelado, y no liquidaste la cuenta a deber, el interés se dispara a tal grado, que terminas solo pagando el interés mas no la deuda. No te pongas en una posición donde vivas para pagar las deudas porque eso no es vida. Si te encuentras en esta situación, busca consejeria financiera, consolida tus deudas, y congela tus tarjetas. Y despójate por favor de toda esclavitud económica. “Mejor es un bocado seco, y en paz, Que casa de contiendas llena de provisiones” Prov. 17:1

*Una mujer administrada, es generosa

Deuteronomio 15:10 NVI  “No seas mezquino sino generoso, y así el Señor tu Dios bendecirá todos tus trabajos y todo lo que emprendas.”  La generosidad empieza por compartir con otros y dar de lo que Dios nos ha confiado, ya sea mucho o poco. Dios no indica, se rica primero para que entonces seas generosa; al contrario, se generosa con lo que tienes en tu presente, porque lo que das con alegría siempre y te digo siempre se devuelve.  Esto me recuerda a la mujer que lavo los pies de Jesús con un perfume carísimo en ese tiempo, “Llorando, se arrojó a los pies de Jesús, de manera que se los bañaba en lágrimas. Luego se los secó con los cabellos; también se los besaba y se los ungía con el perfume”. A ella la criticaron mucho, y lo que ella estaba haciendo parecia una locura, sin embargo, Dios les contesto así, “Ves a esta mujer? Cuando entré en tu casa, no me diste agua para los pies, pero ella me ha bañado los pies en lágrimas y me los ha secado con sus cabellos. Tú no me besaste, pero ella, desde que entré, no ha dejado de besarme los pies. Tú no me ungiste la cabeza con aceite, pero ella me ungió los pies con perfume. Por esto te digo: si ella ha amado mucho, es que sus muchos pecados le han sido perdonados. Pero a quien poco se le perdona, poco ama.”

 La generosidad va más allá del solo acto de dar.

Salmos 37:21 “El impío toma prestado y no paga; más el justo tiene misericordia y da”. Entonces, ser generosa es ser de bendición a otros y extender la mano al necesitado.  Prov. 31:20 “Tiende la mano al pobre y abre sus brazos al necesitado”. La generosidad también es un principio, y este proviene de la condición del corazón, que la generosidad sea por el principio de dar, y no de aparentar.  Una persona generosa tiene un corazón dadivoso.

En conclusion con la mujer administrada, es la importancia de entender  el principio de gastar menos de lo que se gana, es aprender a distinguir entre las necesidades y caprichos; y es el de organizar un presupuesto para tus gastos, teniendo aun asi  el habito del ahorro siendo generosa.

En combinación estos principios te darán como resultando paz, descanso, libertad, felicidad y armonía contigo misma y con los que te rodean.

Una mujer administrada, es una mujer sabía porque se organiza, delega, confía, suministra, tiene dirección, maneja su tiempo y maneja sus finanzas. Atiende su agenda y siempre ve por su hogar primero.

Espero este mensaje haya sido de bendición a tu vida.  Me encantaría saber de ti!

Comparte este mensaje  y se generosa 🙂

 

 

4 thoughts on “Mujer Administrada”

  1. Esta información es una bendición. Gracias por tomarte el tiempo de compartir esta información que edifica.

    Like

  2. hermosas palabras muy sabias que nos enseñan lo importante de ser buenas administradoras de nuestro hogar y la responsabilidad tan grande que tenemos 😊y a poner en práctica todo lo que nos enseñas gracias x darnos de lo que Dios te ha enseñado❤️
    Bendiciones para tu vida y tú familia ❤️😘

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s